Friday, July 03, 2009

Comunicado de los organizadores del Festival Internacional y Pupular del Libro


Foto: Bogotá, Colombia.

El Festival Internacional y Popular del Libro Colombia

FRENTE A LA ACTUAL SITUACIÓN POLÍTICA DEL PUEBLO DE HONDURAS

DECLARA




La solidaridad de los pueblos de Nuestra América es la materia prima de la emancipación. Las mujeres y hombres de Nuestra América son la promesa de lo por venir.



El por venir es ahora. La sangre derramada en los tiempos pretéritos recoge sus frutos en cada triunfo del pueblo. Negar las victorias de los pueblos es negar la dialéctica de la historia.



La nueva democracia como emancipación de los pueblos es uno de estos triunfos. Nuestro deber es defenderla de su propio suicidio. La democracia formal es el suicidio de la emancipación y la negación del porvenir.



La verdadera democracia es la expresión del poder popular. Cualquier atentado contra este poder primario, se erige en una contradicción histórica. Los escritores, artistas, intelectuales y comunicadores populares estamos llamados a reescribir la contradicción con la fuerza victoriosa de la solidaridad.



Esta solidaridad victoriosa se expresa en nuestra toma de posición frente a los acontecimientos más recientes ocurridos en la hermana República de Honduras. No se trata de la expresión de un vínculo con una persona o con una figura, sino con el pueblo visto como un todo victorioso. El pueblo de Honduras merece respeto y atacamos la infamia que la oligarquía ha cometido contra éste al secuestrar a su legítimo gobernante y al intentar desestabilizar el país con el fin de imponer sus intereses de clase.



Consideramos que detrás de esta infamia, se esconden los intereses de fuerzas externas que no quieren que la unión de los pueblos de Nuestra América se realice y que la resistencia continental se haga visible en medio de la contradicción del Imperio. Apoyamos la respuesta coherente dada por el pueblo hondureño ante la agresión producida contra éste por parte de los representantes de estas fuerzas impositivas: la desobediencia del pueblo hondureño debe ser escrita, cantada, proclamada y exhortada con el fin de proteger en este pueblo, una expresión vital de nuestra unidad cultural e histórica.



Escritores, artistas y medios de comunicación alternativa, están llamados a hacer visible la lucha de este pueblo hermano y a mostrar la verdad existente tras la niebla y el polvorín de los sucesos que lastiman la herida digna de nuestra Honduras.



DESDE UN LLAMADO A LA DEFENSA DE LA CULTURA POPULAR EXIGE:



Que el supuesto “presidente” de Honduras impuesto por el polvorín infame de las circunstancias sea desconocido y que se revoque su falso nombramiento.



Que el gobierno legítimo y popular de Manuel Zelaya retorne para respetar los designios del pueblo Hondureño y que este acto de retorno sea registrado en la historia cultural del pueblo nuestramericano como un acto legítimo de resistencia.



Que se exprese la enérgica solidaridad activa de los gobiernos de nuestro continente no como una manifestación formal sino como una exigencia indisoluble de respeto por el pueblo hondureño.



Que los artistas de Nuestra América expresen su posición enfática frente a estos hechos denigrantes que atentan al pueblo hondureño como sujeto y protagonista de la historia de Nuestra América.