Friday, June 13, 2008

SENTENCIA DEL ÁRBOL



Jorge Ramírez

Hoy por la tarde
el árbol
será juzgado,
lo anunció
el ave mañanera,
golondrina que bajó
como lágrima triste del cielo,
en él estaban
dos torditos,
colgados como flor de sus ramajes,
fue su único delito
haber crecido donde harán la carretera,
y es el hombre la quimera
quien lo talará,
con su áspera ponzoña.

Jorge Ramírez
Poeta salvadoreño. Nació en Soyapango, el 18 de agosto de 1965. Fundador de los talleres literarios "Barbasco"(1987) e "Izote"(1997). Sus obras poéticas: "Mariposa Azul" y "Escarcha"

Saturday, June 07, 2008

SEÑORA NATURALEZA



Silvia Ascencio
suchitoto_nuestro@yahoo.es

Son benditas las manos que te crearon,
a ti tiempo del tiempo,
esmeralda de muchas vestiduras,
realidad de la que no miento,
¡mi hermosa criatura!

No me canso de admirar tu verdor,
embellecido con tus flores…
¡Cómo me deleitan tus ricos frutos!
¡Cómo me deleitan tus olores!

Dándome un aire puro,
tengo tu belleza por derecho,
musicalidad me sale del pecho,
¡hermosa naturaleza!

Eres bella como luz de sol en manantiales
como espejo del bello cielo.
Imagino el correr de tus animales
en los trechos de tu sagrado suelo.

Me pregunto, ¿qué sería sin ti, oh madre naturaleza?...
Si tú eres rosa de mi jardín…
Árbol de mi patio…
Agua que calma mi sed…
y colmas mi mesa con sagrados alimentos.
Sin ti no hay vida:
¡Oh, señora amada!


Silvia Rosalina Ascencio Rivera.
Nació en Tamanique, Departamento de la Libertad, El Salvador, el 27 de marzo de 1986. Actualmente, reside en la comunidad Zacamil 1 del municipio de Suchitoto. Estudiante de séptimo grado en el Centro Escolar Zacamil 1 y 2. Integrante fundadora del taller literario Suchitoto Nuestro de la Casa de la Cultura de Suchitoto.

Friday, June 06, 2008

APUÑADOS


Brenda Gallegos
(Escritora salvadoreña)

Apuñados como escasos frijoles
Sintiéndonos los olores
Juntándonos desconocidos
Sintiéndonos los alientos

Esto es a diario
Cada mañana, tarde y noche
Prestándonos al juego cotidiano
nadie protesta, sólo la necesidad

¡Vaya niño, mercado vas!
Colaboremos señores, es de cuatro
Vaya, vaya, vale dos pesos
¡Cuidado! ahí viene la broa

Y seguimos...apuñados
Más bien hacinados
En la carcoma de cada día
En el hambre palpitantes del mediodía.


(Selección: María Poumier-Francia)

Tuesday, June 03, 2008

Roque Dalton, poeta del pueblo

Por: Jasmine
Campos


Roque Dalton es conocido popularmente como el “Poeta de la Revolución”, pero para hacerle justicia habrá que examinar si esta definición no es demasiado miope, porque a 25 años de su asesinato se ha convertido en uno de los máximos representantes de la poética nacional.

La poesía de Dalton ha trascendido las coyunturas y las fronteras, convirtiéndolo en uno de los más grandes poetas salvadoreños de todos los tiempos.

Así por ejemplo, lo afirma Francisco Andrés Escobar en la presentación de su obra “De la Sal y la Rosa”, publicada en la Revista Cultura No. 76, donde escribe que Claudia Lars y Dalton son los poetas salvadoreños con mayor capacidad de influencia y resonancia nacional e internacional.

En la publicación de “La Ventana en el Rostro” de Dalton, hecha por la dirección de Publicaciones de CONCULTURA, se presenta a la obra daltoniana como la más influyente en la segunda mitad del siglo 20 en El Salvador.

¿Qué ocurre entonces con otros poetas como Pedro Geoffroy Rivas, Claudia Lars y más recientemente, Alfonso Quijada Urias? Lo cierto es que hacen falta estudios que ayuden a determinar el aporte real de éstos y otros muchos escritores nacionales.

En ese sentido, se carece de estudios que fundamenten la posición acerca de que la poesía de Roque sea la más influyente de los últimos 50 años, pero sí hay suficiente material de él que evidencia la amplitud temática y una innovación en el estilo.

La poetisa Irma Lanzas, miembro fundador de la Generación Comprometida , a la que en un segundo momento perteneció Dalton, manifiesta que “él fue otro paso dentro de la literatura salvadoreña, porque rompió cánones, abrió brechas, tomando mucho de lo que estaba en la Europa literaria de la época. Pero no fue un europeizado.

Vivió la vida salvadoreña, sufrió la tragedia de este país y, lo hizo y lo expresó, de forma ya diferente”.

Desde el punto de vista técnico y lingüístico, el académico Luis Melgar Brisuela resume la innovación poética de Dalton en “el uso extremo del versolibrismo, que en algunos casos lo lleva hasta convertirlo en prosa”, y en el empleo de un recurso conversacional o coloquial, tal y como ocurre en el loado Taberna y otros Lugares.

Por su parte, el escritor Waldo Chavez Velasco manifiesta que la fortaleza en la poética daltoniana reside en “su enorme creatividad, su facilidad para las figuras, para los tropos de los versos que son lo más importante de él”.

En cuanto a la temática poética de Dalton, al revisar la antología. “En la Humedad del Secreto”, recopilada por Rafael Lara Martínez, o la “Antología Mínima” de Melgar Brizuela, salta a la vista una vasta producción cuyo contenido va más allá del tema político y la guerra.

“Evidentemente, (Dalton) es un poeta político, quizás el más político que hemos tenido en nuestro país y ésta temática él la lleva a un extremo, sobre todo con Poemas Clandestinos, que es su obra póstuma y que por cierto tiene algunas caídas de calidad muy fuertes” señala Melgar.

Al respecto, el escritor Rafael Menjívar Ochoa afirma que “la poesía que más circula, la que más se menciona, más se lee y más se imita es su poesía de peor calidad; hablamos de Poemas Clandestinos, por ejemplo, que es bastante malo”.

La diferencia de calidad de los Poemas Clandestinos con respecto al resto de la obra daltoniana y el hecho de que ésta fuera publicada después de su muerte, ha llevado a algunos incluso a dudar sobre su autoría.

Sin embargo, allí están algunos de los versos más conocidos como el Poema de Amor, que ha sido incluso musicalizado por el grupo nacional Yolocamba Itá.

Además, es importante resaltar que aun y cuando se anulara toda la poesía política de Roque Dalton, quedaría un gran número de versos que lo colocaría siempre como uno de los más grandes poetas nacionales.

Al respecto, Menjívar Ochoa expresa que aparte de la poesía política Roque Dalton dio una gama de calidades lo suficientemente amplia, como para que tuviera algo que se afianzara en la literatura nacional”.

El también poeta y miembro de la Generación Comprometida Eugenio Martínez Orantes recuerda a Roque como un artista con mucho talento, quien “hizo mucha poesía que no era de contenido bélico, sino más que todo amorosa o de otros temas de contenido profundamente humano”.

Un ejemplo de ello son los poemarios La Ventana en el Rostro y Los Testimonios, que aparecen con fuerte tinte indigenista.

La forma de trabajar el verso y las figuras literarias que se hallan en ellos son según Melgar Brizuela distintas a las que emplea cuando es el “Roque Revolucionario”.

Además del indigenismo, el amor y la revolución hay otros temas recurrentes en la poesía de Dalton, y son tan variados que permiten a cada quien tener sus favoritos.
Menjívar Ochoa menciona a los Extranjero como un ejemplo de “poemas buenos” de Dalton.

Chávez Velasco dice que “Casi todas las poesías en que (Roque) habla de EL Salvador son muy hermosas” porque expresan sentimientos de profunda nostalgia y amor por el país”.

Si recordamos, Dalton tuvo varios asilos, entre ellos: Cuba, Checoslovaquia y México. Este último país es pieza fundamental, según el poeta Javier Alas, en la creación de los Testimonios, poemario que “recrea mucho de la tradición, las leyendas de nuestros pueblos y de cómo debió haber sido el momento de la conquista”, explica.

Por otro lado, asegura que también está el Dalton que se preocupa de problemas metafísicos como el ser, la existencia y el hombre mismo, tal es el caso de los poemas de La Ventana en el Rostro. Inmerso en su estilo aparece el humor. Roque es un poeta que innova con ironía.

“Pocos poetas en la historia de nuestro país han manejado con tanta vivacidad, ingenio y hasta causticidad la burla, la ironía, la sátira, el reírse no sólo de los demás sino de sí mismos también y lo podemos encontrar en todos sus libros”, comenta Melgar.

En síntesis, podría decirse que Roque Dalton ha tocado los extremos en la producción poética. Por un lado es un poeta de ruptura, innovador y variado, pero por otro cayó en el panfleto político ¿Cómo puede entonces ser considerado el poeta más importante de los últimos 50 años?.

El académico Luis Melgar Brizuela resume el aporte de Dalton en dos aspectos: por un lado constituye una renovación de la literatura salvadoreña; por otro, ofrece una nueva visión de la historia y del problema étnico y cultural de nuestro país.

Agrega que “aun quitándole lo malo, que pudiera tener en calidad literaria o extremos ideológicos, queda buena parte de su obra con la mejor calidad literaria y variedad temática como para que represente toda una gama de valores culturales e históricos, por lo que yo diría que es el primer escritor en la identidad nacional dentro de la segunda mitad del siglo 20”.

Probablemente los académicos y escritores nunca se pongan de acuerdo con respecto a quien es el poeta más importante de ese período, pero nadie puede negar la influencia e importancia que la obra de Roque Dalton tiene hasta nuestros días.

Escrito para ser publicado en "El Universitario" Revista de la Secretaría de Comunicaciones de la UES, en septiembre de 2000.

Nota final


Abismo - Oleo/Tela (30x40)
Susana Bonet, Argentina.

Poema de Ana Gabriela Padilla
(Escritora salvadoreña)

Junto al escrótico abismo. Así nos vimos,
como exactitud humeante
que tambalea su existencia ante la nada.

Mientras abajo
el pulpo ansiado de carne
carcomía huesos,
nosotros,
zambullidos en el aqueje,
saboreamos
la ininterrumpida gana de vacío:
aquélla,
la kunderiana atracción vertiginosa
o magnetismo hondo

-agua que no se negara nunca
a la pupila palpitante
del conciente animal etéreo-.

No hubo más que decir,
sólo el pez agazapado en la garganta
que intenta escape
y no resiste;
agotamiento ineludible
al que veloces llegamos
como si desde allí,
desde el inicio,
supimos el momento
y lo ansiamos.

Nunca el miedo
como una masa perseguida por Erinias
en la sombra de la noche,
apoderósenos,
cuando erguidos sobre la alta cima
quisimos despeñar los cuerpos
hasta ahogarlos en salitre.

Sunday, June 01, 2008

FALSO TESTIMONIO


(Comentario a la novela El Ahogado, de Tristán Solarte)

Autor: Willo Cucufate






Hace algunos meses el río Matasnillo se tiñó de rojo, la crecida menstrual descendió imparable hasta fundirse en la costa con la marea roja; río y mar parecían dos curiosas adolescentes comparando su primer flujo gonadal en descomposición.
Muchos rumores y hasta misterios se murmuraron debido a aquel extraño suceso, los más escépticos opinaron que lo del río solo eran químicos y que lo de la mar no era más que el resultado de un proceso bacterial muy raro en la naturaleza marina, pero nada del otro mundo.
Hubo quien mencionó que lo del Matasnillo en realidad tiene que ver con la cloaca pestilente en que se ha convertido dicho río y que concretamente se relaciona con la cantidad de fetos que a diario son lanzados a dicho desagüe metropolitano, tanto es así que ya hay gente que opta por llamarle a este caudal contaminado “El Río Matasniño”.
Hay quienes que, retomando las leyendas de la tradición popular alegan que en esa ocasión vieron a la Tulivieja, balando como una condenada y llorando a moco tendido, arrastrándose por las riveras de la crecida roja, buscando a un supuesto hijo suyo, nacido en Bocas del Toro y que aparentemente murió ahogado.
Este hecho verdadero o no, me recuerda el caso que se nos cuenta, que sucedió en esa lejana provincia, allá a mediados del siglo diecinueve. Por fortuna se trata de un caso de ficción con el cuál a la vez que se nos entretiene también se nos arrastra a una profunda reflexión.
Se trata de la historia de la corta vida del joven poeta Rafael (ángel o demonio), de quien de acuerdo a la historia que Tristán Solarte nos cuenta en su novela corta El Ahogado, este ahogado, en realidad pereció sumergido, por sus pasiones en las profundidades de su misma sangre.
En esta historia, Tristán Solarte muy hábilmente funde en un hecho ficcionado, la vida cotidiana, hechos históricos y leyendas que gravitan en la memoria colectiva de nuestros pueblos, logrando con este hábil detalle universalizar su obra. (Este es un ejemplo de un buen uso de un lugar común de las leyendas de la tradición oral).
En esta novela Bocas del Toro no es simplemente una provincia de la que mucho oímos hablar, pero que poco sabemos de su realidad, aquí Bocas se nos presenta a través de una prosa poética muy bien lograda, como un salvaje mundo en donde el aullido profundo y misterioso del mar es la voz de dios que se lamenta o se regocija ante la belleza extrema de aquella creación.
En esta novela ese pedazo de mundo que alguna vez vivió su época dorada, pelechando de las migajas que esparcía por sus indomables costas la “Mamita Unit”; sus gentes viven estigmatizadas por un pasado violento y estremecidos por un presente que los ha marcado de abandono, añorando emigrar hacía mejores tiempos, para luego entonces padecer de la salobriga nostalgia por la tierra que los vio nacer.
Esta novela está estructurada y tramada para que el lector se ahogue en sus laberintos narrativos en el desesperado intento de descubrir a un asesino que bien podría ser el mismo Guillermo Sánchez Borbón. Pero bien, una advertencia valida para los lectores que les gusta el suspenso, lo policial y lo detectivesco, si bien es cierto que la búsquela del criminal, por parte del Dr. Martínez, es un buen gancho para atraparnos a esta interesante lectura; el hecho significativo (que constituye el tema tratado) en si lo constituye la eterna lucha entre la belleza estética de la obra del poeta en contraposición con la existencia vital como ser humano atormentado. A lo mejor concordemos en que el conflicto principal de la obra sea el desenmascaramiento del asesino, pero es que la misma existencia de Rafael es producto de un conflicto tan mundano como la simulación de un falso embarazo con el objetivo de lograr un matrimonio (esto es un lugar común), el origen de su paternidad no se queda atrás, él es producto y consecuencia de la extraña relación sexual de su madre Josefina, con un mítico personaje, que marca su vida para siempre llevándola a la locura. Rafael es el aparente heredero de una casi maldición que marca su corta vida de manera contradictoria, para ser vivida a contramarcha por las sendas de la lucidez artística en constante contradicción con las más epicúreas y subterráneas trochas de la lujuria humana.
Estructura en extrema res, trama laberíntica, uso dinámico de los narradores, movilidad en los tiempos cronológicos, inercias cargadas de una muy tropical prosa poética, son algunos de los elementos técnicos de que se vale el autor para hacer de esta novela corta una pieza literaria, un clásico de gran calidad estética en la narrativa contemporánea de las letra panameñas.

Visitor Map