Thursday, January 25, 2007

UNA NOCHE EN EL CEMENTERIO



Vanessa Elizabeth Aragón
Taller literario "Los Poetas del 5"
Casa de la Cultura de Soyapango.


Les voy a contar una aventura de la más terrorífica que me ha ocurrido en la vida. Todo empezó una tarde de viernes de mis vacaciones pasadas, podría decir la tarde más aburrida de mi vida. Todos los días, salía a jugar con mis amigos y amigas fútbol a la cancha de la colonia donde resido, pero fue ese viernes que otros muchachos ya estaban ocupando la cancha. Bueno, mis amistades y yo nos quedamos decepcionados. Nos sentamos a pensar que podíamos hacer esa tarde. Pensamos, pensamos y...pensamos, hasta que al fin, mi querido amigo Gerardo, "rompió el hielo" y nos propuso un reto. Él, nos explicó que teníamos que hacer un grupo de niñas y otro grupo de niños e irnos a meter al cementerio pasada las seis de la tarde.
Aquél o aquélla que se quedara más tiempo dentro del cementerio ganaba. Bueno, aceptamos y fuimos al cementerio a pedirle permiso al señor que cuida y nos lo concedió. Dieron la seis de la tarde y entramos al cementerio. El celaje paulatinamente comenzó a enlutarse. El silencio de aquel lugar era roto por el canto de los grillos y de algún perro vagabundo que ladraba a lo lejos. Todo era quietud en justo homenaje a los difuntos que reposan. Sin embargo, el cementerio que está en la colonia Guadalupe, siempre ha sido conocido en mi pasaje por sucesos raros que ocurren en las noches. Desde "lloronas de medianoche" hasta "decapitados" que pasean por el camposanto.
Nosotros(as), teniendo en cuenta esos cuentos e historietas del cementerio, nos hicimos los(as) valientes y nos quedamos ahí. Los niños por un lado y la niñas por el otro. Cada grupo en diferentes costados. Dieron las ocho de la noche y de verdad de que el ambiente parecía un poco tétrico, la luna llena nos vigilaba junto a un montón de nubes, empezaron a llegar murciélagos y comenzamos a escuchar cada vez más cerca el canto de la aurora. De pronto, una leve llovizna con un sutil viento. Llegaron las nueve de la noche, nosotras todavía ahí, ellos también. Dejó de "pringar", pero el viento cada vez más arremetía contra los árboles. Escuchamos el canto de la aurora más fuerte. Dieron las nueve con treinta minutos, notamos que mis amigos Gerardo, César y Fernando, ya no estaban. Los empezamos a buscar desesperadas. Al no encontrarlos, Karla, Yeni y yo, corrimos a la salida del cementerio, pero cuando llegamos, estaba cerrado con llave y candado y no podíamos salir. Entonces, empezamos a gritar de lo asustadas que estábamos, pidiendo auxilio. En eso, llegan mis amigos, riéndose a los "cuatro vientos" por vernos a nosotras desesperadas. Abrieron la puerta y nos dijeron que le habían pedido las llaves al señor que cuida, sin que nosotras nos diéramos cuenta para hacernos la broma. Enojadísimas, nos peleamos con ellos, les dejamos de hablar por un tiempo, y al final nos llegaron pidiendo que les perdonáramos y nos prometieron no volvernos a mentir.


Siembra cultura: "Regala un libro"
Campaña mundial para incentivar los hábitos a la lectura.

Patria Literaria.

Semina cultura: "Regala un libro"
Campagna mondiale per incentivare il abitudini alla lettura.

Patria Letteraria.

Culture Sowing: "To give a book"
World campaign for incentive the habit to reading.

Literary Homenlad.

Tuesday, January 23, 2007

LEER A LOS AMIGOS



LEER A LOS AMIGOS
Pascual Serrano
Rebelión

Hoy me he dado cuenta de que los últimos libros que he leído están escritos por amigos míos. Y no es que yo conozca a tantas personas que escriban libros ni que la mayoría de mis allegados sean escritores. Quizá es que, ante la oferta abrumadora de publicaciones, uno elige leer a las personas que conoce. Lo cual, por otro lado, y ahora que lo pienso, me parece una cosa estupenda. Para empezar, porque es como estar con ellos, seguir escuchándolos aunque estén lejos: me parece verles la cara y oír su voz mientras paso las páginas. Probablemente me esté perdiendo mejores autores y obras de más calidad, no lo sé, no presto mucha atención al mercado de novedades. Por otro lado, ese deseo de “conocer” al escritor a través de la lectura de sus libros está resuelto de antemano si uno sólo elige leer a autores que ya conoce.

También he descubierto que todos los libros -todos ellos ensayos- me están gustando. Es normal, si los autores son amigos es porque lo que dicen y piensan me agrada, de ahí que me suceda lo mismo con lo que escriben. Dos de estos libros son recopilaciones de textos ya publicados. Se trata de Vendrá la realidad y nos encontrará dormidos, de Santiago Alba Rico (Hiru Hondarribia 2006), donde con ese don para la escritura y esa lucidez que muchos admiramos logra transmitirnos verdades como puños sobre esos frentes de lucha que son Palestina, Iraq y Cuba, pero, sobre todo, consigue despertarnos para que no se haga realidad la afirmación del título de su obra. El otro es una recopilación de Alfonso Sastre, Elogio de la sedición (Ciencias Sociales, La Habana 2005), en el que encontramos textos recogidos desde la década de los ochenta hasta la actualidad, lo que lo convierte en un paseo por la conciencia de este dramaturgo, toda una oportunidad que no podemos desaprovechar quienes tanto lo admiramos.

Muy comentado en prensa ha sido el libro Fidel Castro. Biografía a dos voces, de Ignacio Ramonet (Debate, Madrid. 2006), obra de la que supe su gestación durante el largo periodo que necesitó ese gran trabajo de entrevistar durante cien horas al presidente cubano. No podía perderme la ocasión de lo que será sin duda la biografía autorizada de Fidel.

Otros amigos me han ofrecido un análisis fuera de lo común por su lucidez sobre lo que está sucediendo en Venezuela. Son Carlos Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero con su Comprender Venezuela, pensar la democracia (Hiru, Hondarribia 2006). Es todo un descubrimiento su interpretación del fenómeno venezolano y de la miseria moral con que convivimos en Europa.

Y, para terminar, está el libro del periodista cubano Hedelberto López Blanch, Miami dinero sucio (Ciencias Sociales, La Habana 2006), que es un repaso sobre lo que se cuece en Florida, no apto para personas sensibles ante el latrocinio y la delincuencia, de guante blanco y no tan blanco.

Hace unas semanas escuché el comentario de un anciano escritor que afirmaba que no leía libros nuevos, sólo releía. Me pareció una idea magnífica: seguro que así ninguna obra nos defrauda, pues si lo hizo la primera vez no volveremos a seleccionarla. Preciso es reconocer que la memoria nos falla y no es posible recordar con detalle un libro que leído hace quince años como para tener la sensación de déjà vu ante cada párrafo. Al contrario, esta nueva lectura nos permite percibir detalles que se nos escaparon la primera vez o que, ahora, con un estado de ánimo diferente, descubrimos como nuevos. Leer al amigo es algo parecido, es volver a escucharle aquello a lo que en su día no prestamos atención o no entendimos bien y, quizá, no quisimos interrumpirlo para pedirle que lo repitiera. Ahora es sencillo, se lee cada párrafo cuantas veces sea necesario y resuelto.

Alguien podría pensar que, al tratarse de amigos, uno pierde la objetividad para valorar su trabajo y termina recomendando o sugiriendo obras por eso, por amiguismo. Yo, en cambio, creo que es al contrario, que si uno tiene en aprecio personal a esos autores es porque comparte y aplaude lo que piensan, lo que dicen y lo que escriben. Es decir, son amigos, entre otras cosas, por la lucidez de su pensamiento, de ahí que lo más razonable es que pretendamos compartir con más personas sus ideas, recomendando sus libros.

www.pascualserrano.net


Siembra cultura: "Regala un libro"
Campaña mundial para incentivar los hábitos a la lectura.

Patria Literaria.

Semina cultura: "Regala un libro"
Campagna mondiale per incentivare il abitudini alla lettura.

Patria Letteraria.

Culture Sowing: "To give a book"
World campaign for incentive the habit to reading.

Literary Homenlad.

Tuesday, January 16, 2007

EL SALVADOR: LOS ACUERDOS DE PAZ, ¿MOTIVO DE CELEBRACION O DE REFLEXION?


Foto: Wilfredo Lara.

Néstor Danilo Otero.
Reflexiones.
nestorotero@yahoo.com

"REHACER EL TEJIDO SOCIAL SUPONE UN COMPROMISO SERIO CON LA RECONCILIACION. ESTO IMPLICA RECONOCER LAS CULPAS DEL PASADO, PEDIR PERDON, REPARAR A LAS VICTIMAS Y A SUS FAMILIAS Y CREAR LAS CONDICIONES DE UNA CONVIVENCIA JUSTA, FRATERNA Y SOLIDARIA".
MONSEÑOR GREGORIO ROSA CHAVEZ, OBISPO AUXILIAR DE SAN SALVADOR, SOBRE LA DECLARACION DEL AÑO 2007 COMO "AÑO DE LA PAZ SOCIAL"

A quince años de la firma de los Acuerdos de Paz, firmados en México, de parte del Gobierno, Fuerza Armada y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional –FMLN–, el salvadoreño y la salvadoreña promedio respira una constante intranquilidad. Y no es para menos, El Salvador, se ha convertido en los últimos lustros, en el país más violento y más caro de América Latina, como producto de la implementación "ortodoxa" del modelo neoliberal que han impulsado en el territorio, los organismos financieros internacionales y los cuatro gobiernos de ARENA. Pobreza, exclusión, marginalidad, analfabetismo, impunidad, corrupción, delincuencia, criminalidad, violencia, prostitución, narcotráfico y terrorismo, son sin duda alguna, manifestaciones propias, de un régimen económico, político y social que sobrepasa los límites racionales.

Si bien es cierto que, los Acuerdos de Chapultepec, significaron una apertura en el ámbito político y un punto de partida para la democratización del país, al desmontar las estructuras represivas del Estado salvadoreño –que estuvieron presentes por sesenta años–, tales como: la Policía Nacional, la depuración de la Fuerza Armada, la Guardia Nacional ; y al crear nuevas instituciones como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, la Policía Nacional Civil, la reestructuración del Órgano Judicial, éstos por sí solos, no resolvían los problemas socio-económicos estructurales que dieron origen al conflicto armado, porque la dimensión de los Acuerdos de Paz, era eminentemente política, por lo que en el transcurso de estos 15 años, el proceso democrático y de paz, ha ido en detrimento de los verdaderos intereses nacionales, al generar en la población poca confiabilidad en las instituciones públicas, especialmente en las referentes al sector justicia con los innumerables casos de corrupción estatal que quedan en la impunidad. Así también, aunado a lo anterior, la implementación de leyes y medidas antidemocráticas, consolidan en la población salvadoreña, la desesperanza por alcanzar una auténtica paz.

El año 2007, ha sido declarado por todos los partidos políticos como "Año de la Paz Social".
En ese contexto, todos los partidos se auto atribuyen el "logro" de la firma de la paz. Los medios de comunicación, se han dado en llamar "Medios Unidos por la Paz Social". Se pretende impulsar desde el sistema educativo, una concatenación de valores referentes al "espíritu de paz", denominándolo como "cultura de paz". Es curioso, pero quienes impulsan el año de la "paz social", son los primeros, en estar renuentes a la reconciliación nacional, y no abandonan los discursos y valores propios del conflicto armado y de la "guerra fría".

En palabras de Monseñor Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de San Salvador, sobre la declaración del año 2007 como "Año de la Paz Social":
"Rehacer el tejido social supone un compromiso serio con la reconciliación. Esto implica reconocer las culpas del pasado, pedir perdón, reparar a las víctimas y a sus familias y crear las condiciones de una convivencia justa, fraterna y solidaria".

Inevitablemente, con todo este "show" salen a flote las siguientes preguntas:

¿Puede existir paz, cuando se toman decisiones de interés nacional de forma arbitraria, a favor de un pequeño grupo?

¿Puede existir paz, cuando el actual régimen promueve la corrupción y la impunidad?

¿Puede existir paz sin justicia social?

¿Puede existir paz con el actual sistema penitenciario?

A quince años de los Acuerdos de Paz, ¿cuál es la situación actual de los "desmovilizados" y los "lisiados" de guerra?

¿Qué entenderán por paz y democracia, la actual clase política y empresaria de El Salvador?

Éstas y otras preguntas quedan en el tintero.


Siembra cultura: "Regala un libro"
Campaña mundial para incentivar los hábitos a la lectura.

Patria Literaria.

Semina cultura: "Regala un libro"
Campagna mondiale per incentivare il abitudini alla lettura.

Patria Letteraria.

Culture Sowing: "To give a book"
World campaign for incentive the habit to reading.

Literary Homenlad.

Saturday, January 13, 2007

"EL ESCULTOR"


Alexandra Pagán Vélez
"El Escultor",Letras Salvajes, número 7, 2005.

"EL ESCULTOR"

Deshizo su sombra en una figura de roble. Al principio la madera era muy fuerte, era tan difícil trabajarla. Era un simple tronco sin forma aparte de la dada por la naturaleza. Ni color tenía, ni tan siquiera brillo. ¡Era tan dura! Las cuchillas a veces no servían, la madera se resistía, a veces embestía y la cuchilla se tornaba en arma contra sí mismo. Se cortaba y su sangre teñía la madera que se oscurecía.

Cuando se cortaba le daban ganas de tirarla al río y olvidarse de la tonta idea de tallarla a ella en aquella madera. Había veces que tenía que dejar de trabajar cuando las heridas eran tan profundas que ni la cuchilla podía sostener. Entonces cuando comía, el tenedor lo hería y al cerrar los puños le dolía y entonces deseaba tener bien sus dedos otra vez, para poderla acariciar. Terco volvía a la madera que pasó a verse fastidiada, quien la viera, la podría tirar fácilmente. Cualquiera la arrojaría a la basura, jamás pensaría que de allí saldría ella: aquella figura que sus manos comenzaron a formar.

Según la madera cedía, la figura también cedía y la forma que él quería tallar se deshacía. Ya no era tan siquiera aquella figura que él quería crear; el brazo salió manco y el torso no se podía enderezar. A veces cedía mucha madera y otras, se resistía demasiado. Así fue como empezó a tomar vida.

Ya no era su obra, su creación, sino una creación conjunta con la sombra que desaparecía y la otra que aparecía. Era una nueva obra que iba creciendo y asombraba sus ojos según se formaba. Él la encauzaba y ella seguía o retrocedía. Así él la fue creando y ella lo fue creando a él. El sentido de expectación, de paciente aceptar el resultado de algo que no esperaba, lo conformó. Así se conformó de no ser lo que esperaba, de ser según se era. Así deshizo su sombra y vio su figura.


Siembra cultura: "Regala un libro"
Campaña mundial para incentivar los hábitos a la lectura.

Patria Literaria.

Semina cultura: "Regala un libro"
Campagna mondiale per incentivare il abitudini alla lettura.

Patria Letteraria.

Culture Sowing: "To give a book"
World campaign for incentive the habit to reading.

Literary Homenlad.

Wednesday, January 10, 2007

¿El Salvador de qué?

Que en cualquier país del mundo se siga teniendo una política de represión al estilo Pinochet o similar es algo verdaderamente abominable. Por eso mi decepción tan grande cuando llego a tierra salvadoreña y me doy cuenta de todas las atrocidades que allí se están cometiendo, a saber: un proyecto de ley antiterrorista, que coarta la libertad y el derecho del pueblo de hacer huelgas y manifestaciones; un monumento a Roberto D’Abuisson –léase fundador de los escuadrones de la muerte- con vigilante incluido para detener cualquier expresión de rechazo por parte del pueblo frente a frases tan retrógradas y limitantes como “Patria sí, comunismo no”; quince mil árboles talados en la finca El Espino, único pulmón que le quedaba a San Salvador, para hacer una cancha de golf…en fin, es larga la lista amarga que se podría mencionar.

Sin embargo, no se debe tomar una actitud derrotista de cara a estas acciones, mas bien, éstas deben ser aliciente para promover una cultura de conciencia, donde la gente reaccione de una forma inteligente a la hora de elegir, actuar y ser miembro activo de una sociedad.

Obviamente, esto no sólo debe enmarcar al pueblo salvadoreño, sino a todos los pueblos de América Latina, donde los gobiernos tiranos han merecido siempre el primer lugar. Y, ¿por qué no decirlo?, esto debe servir para que Nicaragua se dé cuenta que ningún presidente de Centroamérica o de cualquier parte del mundo tiene derecho a inducir a la población hacia la opción que él defiende, cosa que se le ha achacado, muy justamente, a Elías Antonio Saca. Es decir, si él no puede mejorar la calidad de vida de los habitantes a los que gobierna ¿qué viene a hacer aquí? ¿A quién viene a “salvar”? Obligación nuestra, no dejarnos cegar.


Ana Gabriela Padilla.
Escritora.


Siembra cultura: "Regala un libro"
Campaña mundial para incentivar los hábitos a la lectura.

Patria Literaria.

Semina cultura: "Regala un libro"
Campagna mondiale per incentivare il abitudini alla lettura.

Patria Letteraria.

Culture Sowing: "To give a book"
World campaign for incentive the habit to reading.

Literary Homenlad.

Friday, January 05, 2007

SEMOS MALOS DE SALARRUE


SEMOS MALOS DE SALARRUE
Néstor Danilo Otero.
Circulos Literarios Latinoamericanos.

"Goyo Cuestas y su cipote hicieron un arresto, y se jueron para Honduras con el fonógrafo. El viejo cargaba la caja en bandolera; el muchacho, la bolsa de los discos y la trompa achanflada, que tenía la forma de una gran campánula…"
Así comienza,"Semos Malos", cuento que forma parte de los Cuentos de Barro del escritor salvadoreño Salvador Salazar Arrué, mejor conocido como Salarrué (1899-1975).
"Semos malos", es el cuento que trata de un trabajador –Goyo Cuestas–, lleno de ilusiones que emigra junto a su hijo a Honduras, con un fonógrafo, en búsqueda de ganarse la vida. Goyo Cuestas, a consejo del Cura de Santa Rosa, decide cruzar la frontera de El Salvador-Honduras, a través de las montañas espesas de Honduras, a fin de evadir a los pandilleros que asaltaban a los pasantes que se quedaban en las galeras de los pueblos.

-¡Tata: brán tamagases?...
-Nóijo, yo ixaminé el tronco cuando anochecía y no tiene cuevas.
- Si juma, jume bajo el sombrero, tata. Si miran la brasa, nos hallan.
- Sí, hombre, tate tranquilo. Dormite.
- Es que currucado no me puedo dormir luego.
- Estiráte, pué…
- No puedo, tata, mucho yelo…
- ¡A la puerca, con vos! Cuchuyate contra yo, pué…

"Y Goyo Cuestas, que nunca en su vida había hecho una caricia al hijo, lo recibía contra su pestífero pecho, duro como un tapexco…"


En lo interno de la montaña, el hombre y el niño, se convierten en víctimas de cuatro bandidos que les asaltan, quitándoles el fonógrafo y también la vida. Al tiempo que los pandilleros hacen pruebas para hacer funcionar el fonógrafo, éstos, se deshacen en risa como niños de otro planeta. Prueban uno y otro disco hasta el cansancio.

"Cuando paró el fonógrafo, los cuatro asesinos se miraron. Suspiraron…
Uno de ellos se echó llorando en la manga. El otro se mordió los labios. El más viejo miró al suelo barrioso, donde su sombra le servía de asiento, y dijo después de pensarlo muy duro:
- Semos malos.
Y lloraron los ladrones de cosas y de vidas…"


"Semos malos" es puerta de muchas reflexiones, puesto que aborda de manera puntual la falta de condiciones económicas, políticas y sociales que viene padeciendo El Salvador, desde hace mucho tiempo, al promover en su gente la emigración a otras tierras con el sueño de alcanzar una vida digna. Al punto de que en la actualidad son más de dos millones de salvadoreños radicados en el extranjero y que con su esfuerzo envían remesas monetarias y encomiendas de artículos a sus familiares.
Asimismo, no deja de lado, la omisión a la cual todos estamos expuestos y representados en el cura, cuando aun previendo futuras situaciones, nosotros no hacemos nada por el bienestar de los demás.
Así también, en el cuento se pone en escena, el fenómeno delincuencial y el de la criminalidad, cuestión que nos resulta familiar en nuestros días, dado a los altos índices de violencia que respiramos en El Salvador con doce asesinatos diarios.

Sin embargo, Salarrué, nos describe en "Semos malos" la cosmovisión de un mundo armonioso posible, en donde los seres humanos podemos superar nuestras faltas, a través de un verdadero arrepentimiento. Por lo que no puede existir una verdadera reconciliación, si falta la verdad, la justicia, el amor y la libertad, por muchos que sean los discursos demagógicos.

Aun y cuando, Cuentos de Barro, miró luz por primera vez en 1933, y que el país ha sufrido severas transformaciones en las décadas posteriores, sobre todo, porque el pueblo de El Salvador, ha tenido que hacerle frente a las dictaduras militares y civiles, mediante levantamientos populares llenos de heroísmo, esta obra se ha convertido en una de las obras más leídas por los salvadoreños y una digna representante de las letras nacionales en diversas antologías universales.


Siembra cultura: "Regala un libro"
Campaña mundial para incentivar los hábitos a la lectura.

Patria Literaria.

Semina cultura: "Regala un libro"
Campagna mondiale per incentivare il abitudini alla lettura.

Patria Letteraria.

Culture Sowing: "To give a book"
World campaign for incentive the habit to reading.

Literary Homenlad.

Visitor Map